¿Qué es un data center y cómo se clasifican?

Home » Blog » ¿Qué es un data center y cómo se clasifican?

Un data center, también llamado Centro de Procesamiento de Datos (CPD) o simplemente centro de datos, es el encargado de guardar prácticamente toda la información de la que podemos disponer en internet, aunque su importancia también puede ser más local cuando son utilizados por las empresa para el mejor manejo y uso de su información. Dependiendo de su tipo y uso, cuentan con clasificación que determina su tamaño, niveles de redundancia, tiempos de respuesta, entre otras variables.

Les damos la bienvenida al blog de TkmE, un espacio donde podrán encontrar información sobre soluciones de hardware y software que les permitan monitorear una amplia cantidad de variables, sin necesidad de cambiar su instalación. En esta ocasión les hablaremos sobre los centros de datos y cómo se clasifican.

Los CPD son espacios de gran tamaño en donde se emplazan una serie de equipos de cómputo especializados (servidores), que almacenan toda la información de una organización. Las empresas que manejan una gran cantidad de información y tráfico de datos pueden contar con un espacio físico dedicado a un centro de datos, o rentar parte de los centros a terceros para que alojen sus sitios webs y otros servicios de comunicación que requieran tener disponibles las 24 horas del día, los siete días de la semana.

De igual manera, se requiere que los data center garanticen la confidencialidad de la información y la seguridad de los datos, ya que estos suelen ser muy sensibles y contar con información confidencial de la empresa, así como de sus clientes y proveedores. Por ello es que los centros de datos son los pilares del internet, puesto que en este tipo de espacios se almacenan todos los datos que circulan por la web.

Características que deben tener los centros de datos

Para el debido funcionamiento de los centros de datos y el correcto flujo de la información que almacenan, es importante que cuenten en una serie de características tanto para el software como para el hardware. Entre las características que podemos destacar encontramos:

  • Energía garantizada. Es la llave para todas las operaciones que se realizan en los centros de datos y en los equipos de cómputo moderno. Si los centros de datos no cuentan con una infraestructura que garantice que la electricidad sea fiable, no podrán funcionar de la manera adecuada ni asegurar que la información esté disponible en todo momento. Por lo que, además de estar conectado a una red eléctrica, deben contar con equipos de apoyo capaces de aportar suficiente poder en caso de una falla de los sistemas principales.
  • Conexión a Internet. La principal ventaja de que una empresa cuenta con un centro de datos o que rente uno a terceros, es que la información almacenada en estos estará disponible en todo momento, con tan sólo tener una conexión a internet o a la red interna de la empresa. Pero debido al alto nivel de tráfico que se genera al intentar disponer de la información, los centros de datos deben contar con conexiones de alta velocidad y que sea redundante en caso de que exista la caída de una línea, asegurando que el servicio continúe funcionando.
  • Como mencionamos, gran parte de la información que se almacena en los centros de datos es sensible y valiosa para las empresas. Por ello es por lo que los servidores que componen los CPD deben tener un nivel de seguridad muy alto, que evite cualquier tipo de intrusión, robo de información o algún otro tipo de problema. No sólo se trata de la seguridad del acceso digital, también del acceso directo a los servidores de manera física usando sistemas de videovigilancia y seguridad las 24 horas.
  • Sistemas de control de climatización. Una temperatura óptima en los centros de datos es fundamental para aprovechar al máximo el rendimiento de los equipos de cómputo. Por él utilizan sistemas de aire acondicionado para mantener una temperatura que esté dentro de una franja entre los 16 y los 25° C, para evitar el sobrecalentamiento.

¿Cómo se clasifican?

Un data center cuenta con una clasificación llamada ANSI/TIA 942, que fue creada en abril de 2005 por la American National Standars Institute. El propósito de clasificar los centros de datos es certificar la disponibilidad de los componentes que lo conforman, al igual que sus características principales, como su tamaño, nivel de redundancia, tiempo de respuesta, seguridad, entre otras variables. Todo se mide en cuatro niveles llamados TIER. A mayor el nivel, mayor será su confiabilidad.

El TIER 1 se refiere a los centros de datos formulados generalmente para el uso de pequeñas y medianas empresas, no cuentan con una redundancia en su distribución eléctrica ni de refrigeración, por lo que pueden sufrir de interrupciones en el servicio de manera planificada y no planificada, en caso de fallas eléctricas o sobrecalentamiento. Tienen un tiempo promedio de implementación de tres meses y para el mantenimiento se requiere paralizar por completo su actividad.

Por su parte, los que cuentan con nivel TIER 2 son centros de datos redundantes, son menos susceptibles a interrupciones no planificadas y cuentan con una conexión a una línea única de distribución eléctrica y de refrigeración. Tardan en implementarse un promedio de tres a seis meses.

El TIER 3 está enfocado para las compañas que prestan servicios las 24 horas los siete días de la semana. Los centros de datos que cuentan con este nivel tienen componentes redundantes y están conectados a múltiples líneas de suministro eléctrico y refrigeración, aunque sólo una de las líneas se encuentra activa a la vez. Destacan porque para su mantenimiento no requieren de detener el sistema por completo, debido a que su capacidad permite que se brinde servicio mediante otra línea.

Por último, el TIER 4 está enfocado para empresas con una presencia mundial, como pueden ser los bancos o las empresas multinacionales con sucursales activas en todos los usos horarios. Estos data center suelen ser tolerantes en la gran mayoría de las fallas porque están conectados a variadas líneas de distribución eléctrica y refrigeración. Tienen múltiples componentes redundantes y son sistemas que permiten avanzar en un mantenimiento sin perturbar al servicio de tecnologías críticos. De igual manera es capaz de afrontar eventos no planificados. La única forma en que pudiese fallar de forma crítica es que exista al mismo tiempo un corte de energía y el error de dos o más grupos electrógenos en cada una de las líneas de suministro.

TkmE ofrecemos soluciones de hardware y software que le permite monitorear diferentes variables sin necesidad de cambiar nada en su instalación y sin interrupciones en su operación. Contamos servicios de monitoreo de data center con el uso de programas de más alto nivel y con las características que se adecuen a sus necesidades. Los invitamos a conocer más acerca de nuestros servicios en el sitio web que ponemos a su disposición.

Posted on