Dcim vs Cloud

Home » Blog » Dcim vs Cloud

En un universo perfecto, la gestión del rendimiento es sencilla. Cuando surgen problemas, se detectan fácilmente, la fuente es obvia, y el problema se soluciona rápidamente, para no volver nunca más. Pero no estamos en un universo perfecto, así que es necesario saber qué es lo conviene más para prevenir errores: Dcim o Cloud.

 

Los centros de datos consolidados no son una utopía y el monitoreo y la administración de la red, la aplicación y el rendimiento del servicio no son tan simples. En muchos casos, el rendimiento se degrada lentamente con el tiempo y los problemas aparecen y desaparecen de forma intermitente.

 

Recopilar información de rendimiento de todas las fuentes de datos en toda la empresa y presentar esa información desde la perspectiva del usuario final prepara el escenario para abordar con éxito problemas más sofisticados, pero solo si toda la información permanece disponible durante un período de tiempo prolongado. La mayoría de las herramientas de gestión del rendimiento no adquieren toda la información necesaria o la descartan demasiado rápido.

 

Las soluciones de gestión del rendimiento de la próxima generación deben ser capaces de obtener y almacenar la información más detallada para una duración significativa y prolongada. Hacerlo permite a los equipos de operaciones y de TI realizar análisis en tiempo real, así como retroceder en el tiempo hasta puntos discretos en un esfuerzo por evaluar y correlacionar entornos con informes de problemas intermitentes.

 

También promueve el desarrollo de líneas de base de rendimiento nominal a corto, mediano y largo plazo, por lo que las desviaciones se pueden identificar y abordar lo antes posible.

 

Con la solución de gestión del rendimiento adecuada, las empresas pueden realizar una transición sin problemas a una cultura de centro de datos consolidada, satisfacer las necesidades de las unidades de negocio y los usuarios finales, y hacer que la máxima IT actual de “hacer más con menos” sea una realidad.

 

Pero pensemos…
¿Es una nube un centro de datos? ¿Es un centro de datos una nube? ¿O son dos cosas completamente diferentes? Los términos “nube (o cloud, en inglés)” y “centro de datos (o dcim, abreviado)” pueden sonar como jerga técnica intercambiable o palabras de moda que se refieren a la misma infraestructura, pero los dos sistemas informáticos tienen menos en común que el hecho de que ambos almacenan datos.

Las bases

La principal diferencia entre una nube y un centro de datos es que una nube es una forma de computación fuera de los locales que almacena datos en Internet, mientras que un centro de datos se refiere al hardware local que almacena datos dentro de la red local de una organización. Si bien los servicios en la nube se subcontratan a proveedores externos de la nube que realizan todas las actualizaciones y el mantenimiento continuo, los centros de datos suelen ser administrados por un departamento de TI interno.

Aunque ambos tipos de sistemas informáticos pueden almacenar datos, como una unidad física, solo un centro de datos puede almacenar servidores y otros equipos. Como tal, los proveedores de servicios en la nube usan los centros de datos para albergar servicios en la nube y recursos basados ​​en la nube.  Para fines de alojamiento en la nube, los proveedores también suelen tener varios centros de datos en varias ubicaciones geográficas para salvaguardar la disponibilidad de los datos durante las interrupciones y otras fallas en los centros de datos. Para las empresas que consideran si usar o no la computación en la nube versus quedarse o construir su propio centro de datos, existen tres factores principales que afectan su decisión: sus necesidades comerciales, la seguridad de los datos y los costos del sistema. ¿Tu empresa necesita una nube o un centro de datos? Un centro de datos es ideal para las empresas que necesitan un sistema personalizado y dedicado que les dé control total sobre sus datos y equipos. Dado que solo la empresa utilizará la potencia de la infraestructura, un centro de datos también es más adecuado para organizaciones que ejecutan muchos tipos diferentes de aplicaciones y cargas de trabajo complejas. Sin embargo, un centro de datos tiene una capacidad limitada.
Por otro lado, un sistema en la nube es escalable para las necesidades de tu negocio. Tiene una capacidad potencialmente ilimitada, según las ofertas y los planes de servicio de tu proveedor.

Una desventaja de la nube es que no tendrás tanto control como lo harías con un centro de datos, ya que un tercero está administrando el sistema. Además, a menos que tengas una nube privada dentro de la red de la compañía, compartirás recursos con otros usuarios de la nube en la nube pública de tu proveedor.

Seguridad en la nube frente a la seguridad del centro de datos

Debido a que la nube es una forma de informática externa, puede ser menos seguro o requerir más trabajo para proteger que un dcim. A diferencia de los centros de datos, donde tú eres responsable de tu propia seguridad, confiarás tus datos a un proveedor externo que puede o no tener las certificaciones de seguridad más actualizadas.

Si tu nube reside en varios centros de datos en diferentes ubicaciones, cada ubicación también necesitará las medidas de seguridad adecuadas. Un centro de datos también está físicamente conectado a una red local, lo que hace que sea más fácil garantizar que solo aquellos con credenciales y equipos aprobados por la compañía puedan acceder a aplicaciones e información almacenadas.

La nube, sin embargo, es accesible por cualquier persona con las credenciales adecuadas en cualquier lugar donde haya una conexión a Internet. Esto abre una amplia gama de puntos de entrada y salida, todos los cuales necesitan protección para garantizar que los datos transmitidos desde y hacia estos puntos sean seguros.

Costos de la nube frente al centro de datos A diferencia de un centro de datos, la computación en la nube no requiere tanto capital para comenzar a funcionar. Un dcim requiere tiempo para construirse, dependiendo del proveedor y las necesidades de la empresa, pero…y esto es algo grande: pero, tendrás la certeza de que la inversión a largo plazo, vale la pena. ¿Por qué? Tu universo creado para ti mismo será exactamente como tú lo requieres. Además de que no dependes de un tercero para controlarlo como tú lo deseas, cuando lo deseas y donde lo deseas. Si la seguridad informática es tu mayor preocupación, opta por un centro efectivo de datos.

Posted on