El Internet de las cosas aplicado al data center

Home » Blog » El Internet de las cosas aplicado al data center

Uno  de los términos más populares y del que no dejamos de escuchar en los últimos meses es el Internet de las cosas o Internet of Things, IoT, por sus siglas en inglés; el término es complejo, ya que intenta englobar los conceptos que actualmente están conectados a la web y que son potenciados de forma global gracias a la interconectividad del Internet.

Aunque el concepto parezca nuevo, no lo es; hace aproximadamente 30 años comenzaron los fundamentos del IoT pues se buscaba la forma de volver más interactivos los objetos de uso cotidiano, como las cámaras, sensores, comunicadores e incluso objetos para el hogar o la oficina; uno de los lugares donde el IoT ha tenido un mayor impacto es en el data center, que no solo permite la conectividad a Internet, sino que brinda soluciones de seguridad, privacidad, rapidez de respuesta, funcionalidad, interconectividad y muchos otros factores que, en conjunto, han cambiado significativamente a los centros de datos.

Existe una enorme variedad de objetos conectados al IoT, que funcionan como sensores y objetos y cumplen con trabajos especializados específicos, incluso con varias funciones simultáneas; podemos encontrarlos en maquinaria en industrias dedicadas a fabricación en masa, en objetos como robots ensambladores, sensores de temperatura o control de producción, donde cada objeto está conectado a un servidor para centralizar el control de la infraestructura. Semáforos, puentes, vías de tren, cámaras urbanas o privadas, sensores atmosféricos, meteorológicos o sísmicos, para el transporte, la industria energética y comercial; son muchas las aplicaciones y sectores donde ha incursionado el Internet de las cosas.

Ya que el IoT se encuentra en constante cambio y evolución, también ha revolucionado el mercado de las Tecnologías de la Información (TI’s), ya que ha cambiado la arquitectura de almacenamiento en el data center, permitiendo además el uso de nueva tecnología para la lectura de información. Por otro lado, se ha visto un cambio significativo en la forma de desarrollar, administrar e instalar centros de datos, ya que también el IoT ha propiciado un cambio en el flujo de información y en la necesidad de mayor velocidad de respuestas.

Se dice que para el año 2020 habrá alrededor de 26 billones de dispositivos conectados a Internet de las cosas, los cuales generarán nueva información para tomar decisiones sobre los negocios donde se encuentran conectados. Actualmente, las aplicaciones del IoT cuentan con la inteligencia suficiente para la toma de decisiones en cuanto al análisis de datos que recogen, aunque la meta es producir resultados de análisis preciso en tiempo real.

En un centro de datos, el IoT se aplican en:

  • La arquitectura. Ya que el volumen de información en un centro de datos es muy grande, se requieren cambios en las centrales de procesamiento, por ello se requiere implementar cambios en la arquitectura para administrar toda la información de forma homogénea, respaldar el volumen de la información y contar con soluciones para el almacenamiento remoto y el ancho de banda de la red.
  • La reducción en los tiempos de respuesta. En los centros de datos se requiere que las conexiones entre los diferentes dispositivos sean confiables, por ello se requiere que el transporte de datos sea en tiempo real, que es el más rápido que existe y disminuye los tiempos de espera.
  • Tráfico de salida. En la mayoría de data center se requiere que soporten una enorme cantidad de tráfico de información de salida, por ello los dispositivos externos anteriormente eran de consumo de datos; el IoT ha revertido este proceso y en la actualidad permite que la cascada de información generada se almacene primero para posteriormente sea revisada y analizada, generando informes para el personal que gestiona los datos.
  • Mayor espacio de almacenamiento. Ya que la demanda de dispositivos conectados se encuentra en crecimiento, es lógico pensar que falta espacio para el almacenamiento de información; para la mayoría de los centros de datos, el almacenamiento es uno de los mayores gastos, por lo que se requiere de soluciones que permitan aprovechar la funcionalidad de los dispositivos conectados y cuenten con el almacenamiento adecuado para atender las necesidades del IoT.
  • Ya que el Internet de las cosas dará paso a una mayor cantidad de dispositivos interconectados, se requiere que el data center sea flexible en cuanto a su expansión para atender a las necesidades de sus clientes, quienes pueden necesitar de mayor espacio en cualquier momento, con base en los dispositivos conectados y en sus actividades del día a día.
  • Los datos variables e inconstantes. Una característica del Internet of things es que los datos que son recogidos pueden llegar de forma impredecible en cuanto a frecuencia, cantidad y calidad, por ello se requiere un análisis exhaustivo basado en la información almacenada, así como de la automatización de los procesos para filtrar la información.

El Internet de las cosas ha revolucionado a la tecnología de la información y ha impuesto retos a los especialistas en cuanto a seguridad, privacidad, agilidad y aprovechamiento de la funcionalidad de los dispositivos que pueden ser conectados; en cuanto al data center, el IoT traerá mayores cambios cuando se implemente en su totalidad, por lo que es necesario volver a los centros de datos más flexibles y eficientes para evolucionar al igual que la tecnología y brindar mejores servicios a los clientes.

En Tkme somos la empresa líder en América Latina en gestión de centros de datos, contamos con herramientas y soluciones adecuadas para monitorear las centrales de información y procesar los datos para tomar las mejores decisiones, de forma confiable, oportuna y segura.

Posted on