Estar presente, pero de manera remota: ¿por qué contar con un sistema de gestión de la infraestructura de los centros de datos (DCIM)?

Home » Blog » Estar presente, pero de manera remota: ¿por qué contar con un sistema de gestión de la infraestructura de los centros de datos (DCIM)?

En el libro, Culturas virtuales, el filósofo Eduardo Subirats hace hincapié en el hecho de que hoy en día son las pantallas las que nos vigilan y las que toman el control de nuestras vidas. Al momento de redactar aquella obra, hace algunos años, este pensador español manifestaba su inconformidad y preocupación por el rumbo que estaba tomando la sociedad. Sin embargo, hay que estar conscientes de que, en definitiva, la virtualidad y las operaciones a distancia ofrecen más ventajas que desventajas. Forman parte de la tecnología que hoy en día nos informa, que nos pone en contacto con el mundo, la tecnología que registra, produce y crea en diversos ámbitos. Y entre éstos, los centros de datos, su infraestructura y su gestión de manera remota (DCIM) ocupan un lugar más que preponderante.

Los centros de datos en la actualidad

Con el paso de los años, los centros de datos han ido adquiriendo una tremenda relevancia. ¿Sabes dónde se encuentran? Nada más y nada menos que en instalaciones tan importantes como los hospitales, las cámaras de refrigeración que mantienen a una temperatura adecuada diversas sustancias, materiales o hasta alimentos, los cuartos de máquinas en diversos ramos de la industria y hasta edificios habitacionales y de oficinas. Lugares importantes para la industria y la vida cotidiana, ¿no lo crees? De ahí la enorme trascendencia de darle el adecuado mantenimiento a la infraestructura que aloja los datos, para evitar cualquier problema en los procesos necesarios para que todo funcione adecuadamente.

¿Y por qué preferir la gestión y el control remoto posibilitado por la DCIM? Algunas ventajas

Hablemos del pasado y hablemos del presente. Cuando en décadas pasadas, las gestiones y el manejo de la infraestructura de los centros de datos se hacía de manera presencial y gracias al trabajo de varias personas, el resultado estaba caracterizado por registros que no necesariamente eran exactos, debido a que siempre existía un cierto margen de error, pues el factor humano jugaba un papel determinante y bastaba un solo instante de distracción o una percepción errónea de los datos, para que la información ofrecida en los reportes fuera parcial o, peor aún, incorrecta.

Sin embargo, con la implementación de los sistemas de DCIM esto cambió radicalmente, pues a pesar que no hay presencia física en el lugar, sí hay un contacto visual instantáneo y se puede acceder a la información más precisa en todo lo relacionado con los equipos que se encuentran en el centro de datos y que son responsables de mantener bajo control el adecuado flujo de los diversos procesos.

Lo anterior no solamente contribuye a disminuir en amplios porcentajes el tiempo de la resolución de problemas, sino que además brinda la cómoda, práctica y, sobre todo, eficiente posibilidad de poder lidiar con determinadas situaciones sin la necesidad de contar con la presencia física de alguien en el sitio, pues bastará con la presencia virtual y remota para tener a la mano, en una pantalla, información concreta y muy útil en relación con lo que está ocurriendo con el centro de datos.

Si nos detenemos a pensar en que los incidentes con los equipos pueden presentarse en todo momento, bien podemos imaginar una hipotética situación en la que un fallo crítico tenga lugar un día feriado o un domingo, muy temprano por la mañana. Generalmente los trabajadores contratados tienen un cierto horario que cumplir en los días hábiles, y resultará sumamente incómodo, y hasta molesto, que se tengan que hacer cargo de una situación emergente en horarios inesperados. Pero afortunadamente ya se cuenta con la solución eficiente que hemos venido describiendo.

¿Éxito o fracaso?

También debe señalarse que hoy más que nunca es evidente que un aspecto fundamental para determinar el éxito o el fracaso de una empresa, es el monitoreo y adecuado control de cada uno de los procesos que forman parte de la cadena de producción. Un error puede ser catastrófico, pero la gestión adecuada puede catapultar a la empresa a mejorar tiempos, niveles de producción y a optimizar procesos y consumo de recursos, materia prima y energía. Esto sin duda se verá reflejado en cuantiosos beneficios económicos, y nuevamente un sistema de DCIM se manifiesta como la mejor alternativa para alcanzarlos.

¡Antes que solucionar, es mejor prever!

Cuando en cualquier ámbito de la vida se te presenta un problema o una complicación, ¿no deseas haber estado en el punto exacto en el que pudiste haberlo prevenido?  Estamos seguros de que tu respuesta es un rotundo sí. Y por eso un sistema de DCIM será tu mejor aliado, porque la gestión no sólo se orientará a la corrección de fallos o errores, sino que ayudará a evitar el problema antes de que ocurra, gracias a los mantenimientos preventivos y a la exactitud de los reportes, de la que ya habíamos hablado. Y lo mejor es que estés donde estés recibirás al instante alertas puntuales con todo lo que tienes que saber para corregir fallas que puedan originar problemas graves.

Si te gustó esta entrada y quieres saber más, no te olvides de que ya está disponible para ti toda la información en torno a las mejores prácticas para fortalecer y asegurar tus centros de datos. Si quieres recibirla, junto con las últimas noticias y algunos tips de parte de nuestros expertos, no olvides registrarte. Bastará con que nos dejes tu nombre, correo electrónico y teléfono, para que formes parte de la creciente comunidad de TKME. ¡Te esperamos!

Posted on