¿Por qué se recomienda tener un Disaster Recovery Plan?

Home » Blog » ¿Por qué se recomienda tener un Disaster Recovery Plan?

Actualmente los negocios y empresas dependen de las tecnologías y de la información para operar diariamente, los procesos están automatizados, en su mayoría, y de esta manera la efectividad del negocio aumenta. Sin embargo, ¿qué pasa cuando un desastre afecta a la empresa en cuestión? Las organizaciones deben estar preparadas para para reaccionar oportunamente ante una situación así de inesperada, y es ahí cuando se necesita un Disaster Recovery Plan.

Los desastres factibles pueden ser muy variados, desde desastre naturales como inundaciones, temblores o  ciclones, hasta provocados por el hombre de manera intencional o no, como incendios, ataque de virus, etc. La cantidad de ingresos que se pueden perder ante una caída del sistema tan importante puede llegar a afectar de una manera tan considerable a una empresa que podría inclusive poner en riesgo su subsistencia, sin mencionar la afectación de la imagen y reputación ante clientes, proveedores y público en general.

Se estima que hay empresas que llegan a gastar hasta el 25% de su presupuesto en planes de recuperación de desastres, esto como medida preventiva o si ya han sufrido algunas afectaciones y desean evitar futuras complicaciones. De las empresas que han tenido una pérdida importante y significativa de información sin contar con un DRP se calcula que el 43% nunca regresa a sus actividades, el 51% se ve obligado a cerrar en menos de dos años y es solo un 6% que supera el desastre y continúa sus operaciones a largo plazo.

Actualmente el giro de protección de datos tiene como característica el cambio constante de las peticiones y necesidades de los clientes debido al crecimiento de bases de datos, temas legales y la necesidad de tener accesos inmediatos a los datos en línea. Analicemos  ahora qué beneficios tiene contar con un Disaster Recovery Plan: lo más importante es que a partir de su implementación se contará con un plan de contingencia que incluirá facultades, autorizaciones y responsabilidades detalladas de cada elemento del equipo especialmente nombrado para la tarea de recuperación de desastres.

Si se cuenta con un DRP vigente se tendrá clara la existencia de una guía que ofrezca la tranquilidad de que los recursos y el equipo tecnológico  estarán disponibles en caso de un desastre. Algunos de los objetivos más claros de un plan de esta índole son:

-Difundir entre equipo humano un ambiente de seguridad y calma, es decir que los empleados, del rango que sea, estén tranquilos y tengan la certeza de que hay manera de continuar con las operaciones, de igual manera transmitir esta confianza a clientes, inversionistas, administrativos, etc.

-Proteger la empresa como tal, tanto recursos de hardware y software, como instalaciones.

-Confianza en el equipo a través de un plan actualizado y comprobado de que los sistemas auxiliares y de respaldo trabajan adecuadamente.

-Reducir la ventana a toma de decisiones de imprevisto durante un desastre, ya que el ser humano bajo mucha presión puede llegar a tomar decisiones no pensadas ni analizadas correctamente y esto pone en riesgo la operación inmediata del negocio si la decisión no fuese correcta.

-Minimizar el riesgo a retrasos, teniendo claridad en que cada recurso está funcionando correctamente.

Aparte de contar con un Disaster Recovery Plan es recomendable instruir al capital humano correspondiente de las acciones que se pueden tomar para evitar, lo más que se pueda, la llegada inesperada de desastres, algunas sugerencias son:

-Usar, en la medida de lo posible, una instalación remota de reserva de datos para reducir a su mínima expresión la posibilidad de que se pierda información.

-Tener protectores de línea para que las oleadas tengan el menor efecto posible sobre un delicado equipo electrónico.

-Contar con suministro de energía ininterrumpido.

-Software antivirus actualizado y funcionando.

-Hardware totalmente asegurado.

-Compartir datos fuera de las instalaciones periódicamente para que, si el desastre ocasiona demasiados daños, no se pierdan más que lo datos del último periodo sin enviar.

-Redes de área de almacenamiento, esto ayuda a que los datos estén accesibles de manera inmediata sin tener que recuperarlos o sincronizarlos.

Es muy recomendable no olvidar que la efectividad de un DRP es tener claridad absoluta, en sus objetivos, que todos los involucrados estén conscientes y enterados del protocolo a seguir y tener el equipo necesario para que el plan opere correctamente. De igual manera evitar el factor sorpresa, en la medida de lo posible, y tener claras las consecuencias de diferentes escenarios, desde el más grave, hasta el menos devastador, todo esto para tener identificadas las necesidades específicas de cada plan y sobre todo categorizar el grado de importancia de la información a recuperar.

Esperando que nunca sea necesario usarlo, se recomienda ampliamente que el Disaster Recovery Plan sea puesto a prueba a través de un simulacro, esto con el objetivo de asegurarse que existe funcionalidad y eficacia en el plan y su implementación, así como identificar posibles fallas, solucionarlas con antelación y transmitir confianza y tranquilidad a la gente de la empresa.

En TkmE estamos perfectamente capacitados para brindar la asesoría e implementación de un DRP, así como diversos programas de manejos de Data Center, todo con el interés de ayudar a nuestros clientes a tener la mejor tecnología de su parte, al servicio de su empresa y siempre a la vanguardia en hardware y software. Sin duda la seguridad y la tranquilidad de nuestros clientes es nuestro principal interés. Acércate a nosotros y conoce todas las opciones que tenemos para tu negocio.

Posted on